Menú
Mostrar información adicional

Hanns-Seidel-Stiftung im Web 2.0

Contacto

Fundación Hanns Seidel
Lazarettstraße 33
80636 Munich | Alemania
Tel.: +49 89 12 58-0 | E-mail: info@hss.de

Publicación

Keine Veranstaltung gefunden

Misión y ámbito de acción

La Fundación Hanns Seidel en Múnich

Bajo el lema: "Al servicio de la democracia, la paz y el desarrollo" –   la Fundación Hanns Seidel rotula su trabajo y su misión que rige tanto para el compromiso de la fundación a nivel nacional – sobre todo en el Estado Libre de Baviera – como a nivel internacional.

Cada generación tiene que volver a adquirir el concepto de la democracia. Sobre todo a la juventud hay que transmitirle las relaciones políticas, para así motivarla a participar activamente y adquirir responsabilidades. En otras palabras: La democracia requiere educación política.

Para este trabajo de convicción por nuestra democracia y el orden liberal, constitucional y social es indispensable asegurar y  consolidar los valores y las normas de nuestra comunidad en la conciencia de los ciudadanos. El cambio acelerado y radical, que está presenciando la humanidad, exige cada vez más orientarse en los valores, arraigarse en  estructuras seguras y espacios de orientación abarcables. Es decir: la creciente presión de innovación sobre el estado y la sociedad, la economía, la ciencia y la tecnología exigen un retorno a nuestras raíces históricas y a nuestros fundamentos culturales e intelectuales.

Desde su constitución el 11 de abril de 1967 la Fundación Hanns Seidel se dedica a la educación política con la meta de “fomentar la educación democrática y constitucional del pueblo alemán basada en los principios y la fe cristiana”  - tal como lo mencionan los estatutos. De esta manera la educación política se basa en una visión del ser humano que integra con el mismo énfasis el desarrollo libre de la personalidad y la responsabilidad individual así como la responsabilidad social y la solidaridad.

Esta misión es actual especialmente en esta época, en la que se está exigiendo más responsabilidad individual y que destaca por una “cultura de autonomía” y una “sociedad activa y participativa”.